Here come real stars to fill the upper skies, And here on earth come emulating flies, That though they never equal stars in size, (And they were never really stars at heart) Achieve at times a very star-like start. Only, of course, they can't sustain the part.

— Robert Frost, “Fireflies in the Garden”

 
 

En el Mediterráneo comer no es una actividad, es un modo de vida. La comida nos proporciona la energía para vivir, nos da algo por lo que vivir. Esa gentil impaciencia hasta que llega el último invitado, la anticipación mientras se pone el último plato sobre la mesa y lo bebes todo con los ojos, incluso antes de que nada roce tus labios.

Descubre un jardín secreto en el corazón de Ibiza, oculto tras un manto de árboles y estrellas, donde el vino fluye con soltura y la compañía siempre es buena. Lo más importante: auténtica cocina mediterránea, creada con imaginación, cariño y consideración. Disfrutada lentamente, en un entorno natural y único.

 

LA CULTURA

 

EL JARDÍN

Si te encuentras con un largo camino enrevesado en los campos de Ibiza, síguelo. Filas de árboles, pinos, higos, limones, algarrobas y olivas te esperan. Un intenso aroma llena el aire; lavanda, romero y tomillo, endulzado con un toque de hinojo y menta. 

Esta isla es un edén, y el mejor de sus botines se puede descubrir en el jardín de Finca. Desde las frescas y jugosas naranjas y limones al alcance de todos, hasta las hierbas medicinales y especias aromáticas que recorren la corta distancia de la tierra hasta tu plato, nuestro jardín hace aflorar cada uno de los sentidos y a cambio te anima a fundirte con la belleza del mundo natural. 

 
samuel-zeller-413062-unsplash.jpg
 

ian-baldwin-27931-unsplash.jpg

LOS INGREDIENTES

Desde tiempos inmemoriales, un arroyo de agua fresca, una tierra inusualmente fértil y un clima perfecto ayudó al humilde pueblo de Santa Gertrudis a florecer. Hoy día, las tierras que lo rodean están arraigadas por una fuerte herencia agricultural, con destellos de sus completos y ricos productos.

Nos enorgullecemos de conservar las tradiciones naturales y como consecuencia de cocinar únicamente con ingredientes de la mejor calidad. Seleccionamos productos naturales y orgánicos, biodinámicos y, siempre que sea posible, producidos regionalmente. Vivimos en harmonía con las estaciones, por lo que nuestro menú cambia cuando ellas lo hacen, para que cada sabor y cada bocado tenga el resultado para el que fue creado por la naturaleza. 

 

 

LAS PERSONAS

 

Ya sea charlando con el carnicero del pueblo cada mañana, discutiendo de arte con los vendedores de los mercados cercanos o poniéndonos al día de los cotilleos matutinos con un amigo disfrutando de un cortado, aquí disfrutamos de un sentido de comunidad especialmente único. Las mejores cosas de la vida emanan de ello, y nosotros los celebramos con todo el corazón.  

En Finca, el privilegio y placer de compartir una comida con la familia, amigos o los más allegados nunca se desprecia, nunca será pasado por alto. Lo vemos como un ritual que nos conecta, permitiéndonos relajarnos y juntos saborear algunos de los más grandes y simples placeres de la vida.